Operadores privados esperan reducción mayor en cultivos de verano

Los datos oficiales dan una caída de 14% en la superficie de soja de la próxima zafra 2015/2016

A nivel privado se espera que la reducción de área de los cultivos de verano de la próxima zafra sea mayor a las estimaciones oficiales, según fuentes consultadas por El Observador Agropecuario.

Las previsiones de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) sitúan la intención de siembra de cultivos de verano en 1,298 millones de hectáreas, incluyendo 1.121 millones de hectáreas de soja, lo que representa en este último rubro una caída de 14% (ver infografía).

La Unión Rural de Flores (UR) maneja un área que básicamente abarca los departamentos de Flores y San José, pero que también se extiende a Durazno, Florida y Soriano.

El año pasado cubrió una siembra de 51 mil hectáreas de cultivos de verano y este año –incluyendo soja, sorgo y maíz– prevé una superficie de 40 mil hectáreas, con lo cual la reducción es superior al 20%, explicó a El Observador Agropecuario Álvaro Nuñez, responsable agrícola de la URF.

En relación a los cultivos de invierno, que se encuentran en plena zafra, la URF estima una merma de área de 15%, lo que se suma a un porcentaje similar de baja en la zafra anterior.

Según Nuñez, este año se hace más difícil pronosticar las áreas de producción agrícola por la gran inestabilidad que existe. Hay productores que salen de la agricultura y entran en la ganadería y viceversa, según los anuncios que se van haciendo en el mercado de Chicago.

En opinión del gerente de la Unidad de Semillas de Barraca Erro, Marcelo Ferreira, la superficie cosechada de cultivos de invierno tendrá una caída de alrededor de 15%.

Ferreira destacó a El Observador Agropecuario que en estos momentos la mayor preocupación radica en que se está en un punto de inflexión en el aspecto de calidad de los trigos. “Hoy tener calidad en trigo es prioritario e impacta más ese factor que tener una mayor área del cereal. La clave en trigo es tener calidad”, dijo.

Es un aspecto en el que las empresas están muy enfocadas y estamos intentando que los productores, que a pesar de que los números están muy ajustados o negativos, con un buen estado de los cultivos puedan concretar un último esfuerzo en minimizar os riesgos de fusarium y en consecuencia de calidad.

Ferreira alertó sobre el fusarium y remarcó que es muy importante que el productor ponga su atención en este aspecto y busque las herramientas para minimizarlo.

Acerca de los cultivos de verano, el técnico de Barraca Erro consideró que la caída de área de soja puede ser 14%, pero puede resultar mayor en zonas del noreste y centro del país, donde tiene menor productividad, en tanto que se podría estabilizar en una cifra parecida al año pasado en la zona litoral sur.

Ferreira consideró que en este sector hay una capacidad muy rápida de respuesta, donde la soja es prácticamente la única alternativa. Por ello, a este cultivo se le va a dar la oportunidad hasta último momento para poder sembrarla. Es un tema que semana a semana se va analizando, según los mercados, para decidir la siembra.

Secreto a voces

La Encuesta Agrícola Invierno 2015, que divulgó Estadísticas Agropecuarias (DIEA) la semana pasada, confirmó un secreto a voces: que el área agrícola bajará y que en esa caída no se salva ni la soja, el cultivo estrella que impulsó al sector en la última década.

En la campaña de invierno, que entró en el último tramo y suma 485 mil hectáreas plantadas (7% menos que la campaña anterior), el área de trigo quedó en 319 mil hectáreas, cuando se pensó que podía ser aún inferior, en tanto para la cebada hubo 98.500 hectáreas.

Para el trigo la caída será de casi 100 mil hectáreas, 20% menos respecto a la zafra anterior. Para la cebada, la cifra es casi idéntica a las 100 mil hectáreas sembradas en 2014/2015. Complementan los cultivos de invierno 40 mil hectáreas de avena para grano y 26.800 hectáreas de colza.